Conceptos equivocados sobre la predicación expositiva

0 0

Muchos predicadores se consideran a sí mismos predicadores expositivos. Sin embargo, al escucharles predicar es obvio que desconocen plenamente que es la predicación expositiva o tienen un concepto equivocado de ella. Esto último suele ser la razón más común entre muchos predicadores bien intencionados.


Podemos clasificar a los predicadores en dos categorías, los que predican expositivamente y los que no. ¿De cuales eres tú? Esta fue la pregunta que, tras una conversación sobre el tema de la predicación, nos hicimos mutuamente un colega predicador y yo. Ambos nos incluimos entre los predicadores expositivos.
Sin embargo, tras comentar lo que cada uno hace desde la selección del texto bíblico hasta el momento mismo de la exposición pública del mensaje, observé considerables diferencias en casi todos los aspectos. Era obvio que ambos entendíamos la predicación expositiva de manera distinta.

Conceptos equivocados sobre la predicación expositiva

Comparto la opinión de algunos escritores expertos en predicación expositiva. Ellos sostienen que una buena forma de aclarar lo que es la predicación expositiva es identificando lo que no es. Así que, antes de definirla compartiré cinco conceptos equivocados que suelen ser bastante comunes entre partidarios y detractores de la predicación expositiva.

La predicación expositiva no es necesariamente:

  • Una exposición versículo por versículo de un pasaje bíblico.
  • Un estudio sinfín de cada palabra que aparece en el pasaje.
  • Una disertación histórica, gramatical o exegética del texto.
  • Un bosquejo comentado de la estructura del pasaje carente de elementos homiléticos.
  • Una serie de predicaciones sobre un libro de la Biblia.

Veamos de forma un poco más amplia cada punto.

La predicación expositiva no es una exposición secuencial versículo por versículo. Contrario a lo que puede suponerse, tomar un pasaje bíblico y exponerlo versículo por versículo no es predicar expositivamente. No es expositiva porque no toma en cuenta, ni desarrolla el tema principal que trata toda la unidad textual (el párrafo en los pasajes de argumentación o discursos, la estrofa en los textos poéticos y el episodio en los textos narrativos).

La predicación expositiva tampoco es un estudio sinfín de cada palabra que aparece en el pasaje. La predicación expositiva, como veremos más adelante, no se enfoca en las palabras. Generalmente un sermón basado en las palabras del texto, aísla los términos de su contexto textual y no los interpreta tomando en cuenta el sentido que el escritor inspirado les ha dado en el pasaje.

Escuché recientemente a un predicador decir a su congregación: “Haré una predicación expositiva de este pasaje. Así que tomad nota, pues expondré el significado de cada palabra del texto en el idioma original.” Luego, durante casi cincuenta minutos, bombardeó a sus oyentes con definiciones obtenidas de diccionario bíblicos y de la lengua española. A pesar de hacer un buen estudio de términos, su predicación no fue expositiva.

Otro error es creer que una predicación es expositiva cuando se expone el contexto histórico y gramatical del texto. La predicación expositiva no es una disertación exegética del texto bíblico. Richard L. Mayhue ha escrito al respecto que, la predicación expositiva…

No es pura exégesis, independientemente de cuán erudita sea, si le falta un tema, una tesis un bosquejo o un desarrollo. (…) No es una colección desmenuzada de hallazgos gramaticales y citas de comentarios sin la fusión de estos elementos en un mensaje suave, fluido, interesante y motivador.1

La predicación expositiva no es un bosquejo comentado de la estructura del pasaje carente de elementos homiléticos. Cito nuevamente a Mayhue, quien sobre este punto se expresa así:

No es un mero bosquejo estructural de un pasaje con varios comentarios de apoyo pero sin otros elementos retóricos y homiléticos.

El último concepto equivocado que abordaré, tiene que ver con la idea que la predicación expositiva es la predicación en serie de los libros de la Biblia. Desde luego que la exposición secuencial de un libro en particular tiene mucho valor para el predicador y su congregación, pero como hemos visto antes, la predicación expositiva no tiene nada que ver con llevar un orden secuencial, sean versículos, capítulos, secciones, divisiones o libros enteros. Por lo tanto, puedo afirmar que predicar expositivamente no es necesariamente predicar de forma secuencial un libro de la Biblia.

Entonces, ¿Qué es la predicación expositiva? En la próxima publicación compartiré las definiciones de varios expertos. Por ahora, me permito recomendarte dos recursos que son de lectura obligatoria, sobre todo, si eres predicador o ejerces como maestro en tu iglesia.

Título: La predicación: Cómo predicar bíblicamente
Autor: John MacArthur
ISBN: 1602553017, 9781602553019
Vista previa: http://goo.gl/iKhRC

Título: The I-Beam of Message Building (en inglés)
Autor: Morris Proctor
Más información: http://goo.gl/F0UXh
Es un excelente curso sobre como preparar sermones expositivos. Contiene un manual con hojas de trabajo y 3 DVD con video explicativos. Si usas el software bíblico de Logos, se integra automáticamente en tu biblioteca.

NOTA: La primera publicación de este artículo fue en mi blog anterior (www.escritoriopastoral.com)

_____
1 John MacArthur. La Predicación: Cómo predicar bíblicamente. Grupo Nelson: Nashville, TN, 2009: pág. 26

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *